Categoría

Como tratar la muerte en educacion infantil

Como tratar la muerte en educacion infantil

Diarios de la primera infancia

Cada niño tiene su propio concepto de la muerte. Las experiencias pasadas con la muerte, así como la edad, el desarrollo emocional y el entorno son los factores que más influyen en la idea que el niño tiene de la muerte. Los dibujos animados, las películas, la televisión, los videojuegos e incluso los libros están llenos de imágenes de la muerte. El niño puede haber experimentado la muerte de un familiar, amigo o mascota en el pasado.

Los bebés no tienen ningún concepto de la muerte. Los bebés reaccionan ante la separación de sus padres, los procedimientos dolorosos y cualquier cambio en su rutina. Un bebé con una enfermedad terminal necesitará tantos cuidados físicos y emocionales como cualquier otro grupo de edad. Mantener una rutina constante es importante para el bebé y sus cuidadores. Como los bebés no pueden hablar de sus necesidades, el miedo suele expresarse mediante el llanto.

Para el niño pequeño, la muerte tiene muy poco significado. Pueden sentirse ansiosos y asustados porque los que les rodean están tristes, deprimidos, asustados o enfadados. Los niños pequeños pueden no entender los términos “muerte” o “para siempre” o “permanente”. Incluso con experiencias pasadas con la muerte, el niño puede no entender la relación entre la vida y la muerte. Para ellos, la muerte no es una condición permanente

Enseñar a los niños

El juego continuó en esta línea durante algún tiempo -torres destrozadas, niños extendidos- hasta que su profesora les preguntó si podrían estar interesados en construir un hospital. “Ella entró con estetoscopios, máscaras y vendas, y ayudó a los niños a pasar a una fase centrada en el cuidado y la curación”, dice Nancy Carlsson-Paige, profesora emérita de la Universidad de Lesley en Cambridge, Massachusetts, y experta en las formas en que los niños pequeños procesan los traumas a través del juego.

  Como enseñar ingles en educacion infantil

Según Carlsson-Paige, esa transición, manejada de forma experta, al reconocer que los niños estaban atascados y podían necesitar un empujón, demuestra algunos principios importantes sobre el juego. En primer lugar, la profesora no juzgaba el juego de los niños ni dejaba traslucir su propia ansiedad por la situación. Para los niños pequeños, comprendió, el juego es la única forma de resolver todo aquello con lo que luchan, desde los retos cotidianos hasta la ansiedad, el miedo e incluso la pérdida y la muerte. En segundo lugar, aunque la profesora dejaba mucho espacio para el descubrimiento, intervenía cuando el juego se volvía obsesivo, redirigiendo a sus alumnos de forma oportuna y apropiada para su desarrollo.

Temas del pasado en la educación

Cada niño es único en su comprensión de la muerte y su respuesta al duelo. Esta comprensión está influida en gran medida por el nivel de desarrollo del niño y su edad. Sin embargo, puede existir un enorme solapamiento entre los grupos de edad porque los niños pasan de un nivel de desarrollo a otro a ritmos muy diferentes.

Los bebés no tienen la capacidad cognitiva para comprender un concepto abstracto como la muerte. Funcionan mucho en el presente. Cuando alguien importante muere, los bebés son más conscientes de la pérdida y la separación. Reaccionan a las emociones y comportamientos de los adultos significativos de su entorno y a cualquier interrupción de su rutina y horario de crianza. Si se produce un cambio repentino, sienten un tremendo malestar.

  Marco legislativo educacion infantil comunidad valenciana

Los bebés pueden buscar al fallecido y ponerse ansiosos como consecuencia de la separación. Las reacciones más comunes son: irritabilidad y protestas, llanto constante, cambio en los hábitos de sueño y alimentación, disminución de la actividad y pérdida de peso.

Los niños en edad preescolar no comprenden el concepto de “para siempre”. Para este grupo de edad, la muerte se ve como algo temporal y reversible. Incluso cuando se le dice a un preescolar que mamá no va a volver, por ejemplo, puede preguntar una hora después: “¿Dónde está mamá?” Los niños en edad preescolar no suelen visualizar la muerte como algo separado de la vida, ni como algo que pueda ocurrirles a ellos. A los niños en edad preescolar les encanta jugar al “cucú” en el que los adultos de su vida desaparecen y luego vuelven a aparecer. Es a través de estos juegos que empiezan a entender poco a poco el concepto de “se ha ido para siempre”.

Revista para niños pequeños

La pérdida de un ser querido es como un terremoto que fractura nuestro paisaje emocional. Aunque la muerte es la pérdida más permanente a la que nos enfrentamos, hay otras formas de pérdida que también pueden ser devastadoras. Las más comunes para los niños son la mudanza y el divorcio. Cuando los adultos deciden mudarse o separarse, normalmente después de anticiparse y adaptarse gradualmente a la transición, los niños no tienen más remedio que aceptar su decisión. Como los niños tienen menos tiempo y menos habilidades para ayudarles a adaptarse a estas situaciones, son más vulnerables a la pérdida que los adultos.

  La cesta de los tesoros educacion infantil

El dolor de la pérdida está relacionado con la naturaleza de la transición. Cuando la pérdida es repentina e inesperada, el niño tiene mucho menos tiempo para empezar a adaptarse. La muerte, la separación o la mudanza anticipadas son más fáciles porque ha habido tiempo para pensar, anticiparse, hacer el duelo y remodelar lentamente las relaciones. Las transiciones graduales y predecibles, aunque dolorosas, hacen que la pérdida sea más fácil de afrontar.

El dolor de la pérdida también está relacionado con la naturaleza de la relación. Un niño experimenta la mayor angustia cuando está cerca de la persona de la que se separa y depende de ella. Si la mudanza o la separación aleja al niño del ser querido, puede experimentar la misma intensidad de dolor que si se tratara de una muerte.